Un Pueblo Elegido

Un pequeño grupo de 12 hombres amenazados, defectuosos y rudos elegidos por Jesucristo son los que comenzaron la historia más notable de la fe mundial de hoy. Este pueblo escogido, estos discípulos, pasaron de ser seguidores y estudiantes a ser apóstoles, mensajeros y líderes ellos mismos. El pueblo elegido no se estremece ni se conmueve, pero aun cuando falla, Dios concede segundas oportunidades, amor, misericordia y perdón.

Mateo 28:19–20
“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

Sabemos que Jesús vino al mundo para darnos acceso directo al Padre y aprender de Él.

Los discípulos no calificaron de acuerdo a nuestros estándares. Pero Jesús los eligió.

Los discípulos creían que el Salvador vendría a liberarlos de los romanos tal como Moisés sacó al pueblo de Dios de Egipto. Pero Jesús no cumplió con sus expectativas. ¡LOS SUPERÓ!

Juan, Santiago, Pedro y Andrés, pescadores que necesitaban cumplir con sus obligaciones de alimentar a su familia y pagar impuestos, querían a alguien que viniera a luchar por ellos, ¡si no que los ayudara a luchar! Tal vez siguieron a Jesús porque querían asegurarse de que sus propias necesidades personales fueran satisfechas incluso después del milagro de los peces.

SIN EMBARGO, JESÚS LOS ESCOGIÓ.

Llamó a Mateo, un rico recaudador de impuestos. Sin embargo, los recaudadores de impuestos eran marginados sociales despreciados.

SIN EMBARGO, JESÚS LO ESCOGIÓ.

Simón el zelote, que era muy estricto en la defensa de las leyes religiosas judías, usó la violencia para expresar su punto de vista.

SIN EMBARGO, JESÚS LO ESCOGIÓ.

Judas, conocido como indigno de confianza y desleal. Pero, él era el tesorero del grupo. Se mantuvo al tanto de lo que se necesitaba dentro del grupo. Entonces, es seguro decir que cuando se unió al grupo, debe haber sido considerado como uno de sus miembros más confiables. Pero, ¿quién puede ocultar las intenciones del corazón?

SIN EMBARGO, JESÚS LO ESCOGIÓ.

Los discípulos, todos diferentes, pero con Jesús como su líder, el maestro perfecto y el amigo fiel, hicieron que estos hombres pensaran cuál era el objetivo ÚLTIMO. Enfócate en una meta. Enfócate en una visión. Mientras satisface sus propias necesidades personales.

La iglesia necesita enfocarse en la meta, o la visión, versus los conflictos o lo que creemos que es el potencial de una persona.

La iglesia necesita aguantar y no tener miedo. Tendremos desafíos y nuestra fe puede ser desafiada, pero debemos pasar la prueba.

Así como los discípulos, los elegidos, también tendremos discusiones y desacuerdos. A veces perdemos el foco como los “ardientes” Juan y Santiago. A veces seremos rápidos para reaccionar y lentos para escuchar. Pero incluso cuando fallamos, debemos regresar, arrepentirnos y pedir otra oportunidad.

Sabemos que la cruz no fue el final de nuestra historia. Sabemos que JESUS ​​HA RESUCITADO. ¡Sabemos que lo que empoderó, motivó y animó a estos hombres es lo que ocurrió después de Pentecostés! EL ESPÍRITU SANTO, el mismo que hoy vive en nosotros.

¡Estos 12 hombres, capaces de celos, amargura, egoísmo e incluso violencia, son los fundadores del movimiento más grande que existe hoy en día!

Y lo que es más fascinante es que son muy parecidos a ti y a mí.

Pastora Yomaris Rodriguez.

¿Te gusto el artículo? Compártelo!

Déjanos tu comentario.

Blog Pastoral

PROVOCADORES

El movimiento de la gloria es el mover de los últimos tiempos. En una familia donde este la gloria de Dios: van a dejar de orar porque cese el caos

Leer más »

La Iglesia en Jesucristo

El tema de la relación de Cristo y su Iglesia debe ser uno de los temas más fascinantes y debe producir también la más profunda certidumbre de gozo y felicidad

Leer más »

Te puede interesar

Intimidad Radio

Escucha Intimidad Radio, desde cualquier lugar y sé bendecido con una Palara de Dios directo a tu corazón.